viernes, 27 de abril de 2007

YO SOY EL GUARDIAN DEL HIELO, adiós maestro



Lima. Las letras peruanas y el mundo literario hispanoamericano perdieron al renombrado poeta nacional José Watanabe, quien falleció la noche del miércoles víctima de cáncer en la garganta, informó hoy la emisora Radioprogramas de Perú.
Consternado y con la voz quebrada, el conductor José "Chema" María Salcedo, quien además dirige el programa "Fulanos y menganos", anunció este jueves que "Watanabe ha muerto" y tuvo que retirarse un momento de la transmisión al aire, dolido por el hecho.
El fallecido poeta y Salcedo eran dos amigos entrañables, que juntos dirigieron el canal 7 de la televisión peruana e hicieron algunos trabajos literarios y periodísticos juntos.
El poeta padecía cáncer en la garganta, del cual era tratado en el Hospital de Neoplásicas, de esta capital.
El poeta nació en la provincia de Laredo, cerca de Trujillo, localidad que se ve reflejada en su antología "El guardián del hielo" (2000), señaló Salcedo en una reseña leída en RPP.
El poeta estudió en la Escuela de Bellas Artes de Trujillo y su primer poemario, Album de familia (1971), se convirtió en una de las apariciones más importantes de la generación de los años 70.
La obra poética de Watanabe es considerada como una de las más bellas y cautivantes de la poesía contemporánea en lengua castellana.
En la poesía de Watanabe hay algo de haiku y mucho de oralidad, una poesía que ya ejerce una poderosa influencia, sobre todo en jóvenes escritores.
Su generación es caracterizada por haber sido la más prolija en publicaciones periódicas, antologías, manifiestos y declaraciones colectivas a cargo de agrupaciones que confiaban en el poder de cambio social de la poesía, como "Hora Zero" y "Estación reunida".
Watanabe, sin ser considerado integrante de alguno de estos círculos literarios, compartió mucho de su juventud con su generación, con quienes mantuvo una fuerte amistad.



El guardián del hielo

Y coincidimos en el terral
el heladero con su carretilla averiada
y yo
que corría tras los pájaros huidos del fuego
de la zafra.
También coincidió el sol.
En esa situación cómo negarse a un favor llano:
el heladero me pidió cuidar su efímero hielo.
Oh cuidar lo fugaz bajo el sol...
El hielo empezó a derretirse
bajo mi sombra, tan desesperada
como inútil

Diluyéndose
dibujaba seres esbeltos y primordiales
que sólo un instante tenían firmeza
de cristal de cuarzo
y enseguida eran formas puras
como de montaña o planeta
que se devasta.
No se puede amar lo que tan rápido fuga.
Ama rápido, me dijo el sol.
Y así aprendí, en su ardiente y perverso reino,
a cumplir con la vida:
Yo soy el guardían del hielo.


De Cosas del cuerpo

HOMENAJE A JOSÉ WATANABE

1 comentario:

el arcángel del olvido ¨axel jacob¨ dijo...

bueno amigo como decirte, las palabras están bien, el homenaje que das a nuestro poeta WATANABE se merece un aplausos pero si yo fuera tú no pondría ese video, no tiene nada que ver con el poeta salvo por las fotos y el poema, pero en verdad es desastroso ver un video homenaje así; donde ni las imagenes, ni la música ayudan a demostrar lo que uno quiere y es homenajiar al gran maestro... te felicito por tu espacio y tus logros.